Sin descartar la función del voluntariado en el organigrama se destacan los puestos fijos de profesionales cualificados, que permitan prestar un servicio de calidad y aseguren su continuidad.

El dimensionamiento del personal docente se irá adaptando al número de líneas de la Escuela de Hostelería y en restauración será el necesario para garantizar un servicio de calidad del que los alumnos puedan aprender e inspirarse.